Tarifa es una ciudad muy diferente a cualquier otra de Andalucía: la capital no oficial del kitesurf de Europa, cuenta con un ambiente bohemio y alternativo propio.

Los que estén planeando un viaje a España harán bien en considerar la ciudad de Tarifa. Siga leyendo para conocer nuestra selección de experiencias únicas que se pueden disfrutar en este intrigante destino español.

Surf

Los adictos a la adrenalina que visiten Tarifa no querrán irse sin probar el surf. Debido a su ubicación en la confluencia de los océanos Atlántico y Mediterráneo, Tarifa se ve azotada por fuertes vientos durante todo el año, lo que hace que las condiciones para coger olas sean perfectas. El kitesurf es la actividad más popular, pero también hay muchos surfistas de viento y de tabla. Diríjase a la calle Batalla del Saldo para alquilar el equipo y a las escuelas de surf que enseñan todos los niveles.

Observación de ballenas y delfines en el Estrecho de Gibraltar

Para conocer la fauna marina local de Tarifa, reserve una excursión de avistamiento de ballenas y delfines en el Estrecho de Gibraltar, la estrecha franja de agua que separa esta parte de la costa española del norte de África. Su próspera población incluye delfines listados, comunes y mulares y cachalotes, orcas, calderones y ballenas de aleta larga. Ver a estos magníficos animales saltando y surcando las oscuras aguas, a escasos metros del barco, es algo que no olvidará en ningún momento.

Excursión de un día en Tánger

Aproveche la proximidad de Tarifa con el norte de África para disfrutar de una excursión de un día a otro continente: a la ciudad marroquí de Tánger se llega en un viaje en ferry de sólo 35 minutos y bien merece una visita. La Medina y la Gran Mezquita son algunas de las principales atracciones de esta fascinante ciudad, que estuvo bajo el dominio conjunto de franceses, españoles y británicos antes de pasar a formar parte del Marruecos independiente en 1956.

Absorber el ambiente bohemio

Debido a su reputación no oficial como capital europea del kitesurf, Tarifa tiene un ambiente bohemio y sucio que no se parece al de ningún otro destino andaluz (Granada también es bohemia, pero totalmente diferente). En ningún lugar se nota más que en el casco antiguo, donde encontrará un montón de bares de cócteles, cafés y locales de tapas muy chulos. Empaparse de este ambiente relajándose en el barrio más antiguo es la clave de la experiencia completa de Tarifa.

Comer tapas en el casco antiguo

Cuando pase por el casco antiguo, descubrirá que no faltan bares de tapas para elegir. Escondidos en estrechas callejuelas y con acceso a bonitas plazas, son el lugar ideal para comer y cenar. Dos de los mejores son El Lola, una institución de Tarifa que prepara unas fantásticas tapas de atún (con pescado capturado según el antiguo método de almadraba) y el Bar El Francés, un lugar tan popular entre los lugareños que es imprescindible reservar mesa.

Relajarse en las hermosas playas

Muchos andaluces le dirán que en Tarifa se encuentran algunas de las playas más bonitas de España. Estas playas vírgenes, que se extienden a lo largo de la salvaje costa atlántica del país, son tan populares para nadar y tomar el sol como para practicar el surf. Sin embargo, si quiere evitar a los surfistas durante los meses de verano, diríjase a la Playa de Los Lances, una playa virgen que comienza a las afueras de la ciudad y se extiende hacia el norte durante 10 km. También es hermosa la Playa de Valdevaqueros.

Disfrute de las espectaculares vistas

Tarifa ocupa el extremo sur de la Europa continental y está a sólo 15 km (9,3 millas) de la costa del norte de África. Esto significa que hay unas vistas espectaculares que se pueden disfrutar desde los miradores de la ciudad, el mejor de los cuales es la Plazuela del Viento. Situada en lo alto del casco antiguo, esta hermosa plaza ofrece una perspectiva ininterrumpida de las montañas del Rif marroquíes, que hierven en una bruma de calor al otro lado del Estrecho.